Home Articulos La Ría de Ajó
La Ría de Ajó PDF Print E-mail

Y algunas anécdotas


Aquella mañana el sol brillaba sobre las aguas de la ría que incansable corría furiosa buscando el mar. Sobre la margen de enfrente un casco reseco varado en la rivera desafiaba al tiempo quedando solo su esqueleto de cuadernas. El imponente malecón servía de amarradero a los pocos barcos que por su estado pronto les llegaría el mismo destino; desde el restaurante de la hostería el paisaje parecía detenido, el café humeaba en la taza mientras mi padre me hablaba del antiguo puerto, atento escuchaba su voz mientras los cuadros ilustraban su relato dando testimonio de los antiguos barcos que concurrían al que por entonces era uno de los puertos mas importantes del país. Antes de la aparición de la industria frigorífica se trataba la carne vacuna en los saladeros y luego era exportada en barco. Que magnifico me parecía aquello, apenas tenia 12 años y la navegación ya era mi pasión. Desde entonces cada vez que podía recorría los 130 km. desde mi pueblo natal hasta General Lavalle para pasar un fin de semana navegando, unas veces en canoa y otras en el velero trailereable que tenia en mi adolescencia. Christian y Fernando eran mis tripulantes y el pescador García era quien nos bajaba el Pamperito con una pluma medio destartalada que accionaba mediante un malacate manual, a veces nos miraba incrédulo al vernos desafiar la ría y aventurarnos hasta la bahía luego de recorrer esas 5 millas que según la dirección del viento y la corriente a veces nos tomaba mas de 2 horas. Aunque García había perdido su barco, el Don Pablo Salvini, a pocas millas de la desembocadura, sabia que al atardecer estaríamos retornando al campamento y que seguramente a la noche doraríamos a las brazas una corvina rubia.

 

La reserva ecológica

Una tarde Christian escribió en nuestro libro de bitácora, “Estoy como loco…, los ciervos aparecieron en silencio y en silencio caminaron, miraron el mar y mordisquearon algún pasto. Toda la gracia, toda la inocencia, toda la tibieza. El cabeceo adormecedor del barco, una taza de sopa caliente en la mano y los ojos que no alcanzan, una foto y ya son míos, ya están en mis recuerdos, entre esos pedacitos de vida desordenados que quedan debajo del vidrio de mi mesita de luz; un enfoque con los largavistas y ya estoy a su lado, es como si la brisa fuera mas cálida, como susurrar en cada suspiro. Desaparecieron detrás de un matorral y la costa quedo tan sola como antes”. Lamentablemente dado su perfecto camuflaje y lo deficiente de nuestra cámara pocket a la hora del revelado solo salieron perfectos los espartos y un pequeño monte de tamariscos. El Venado de las Pampas es un pequeño ciervo de no mas de 70 centímetros de alzada que habita en la Bahía de Samborombon y solo quedan dos poblaciones mas, una en San Luis y la otra en Mendoza. En total no supera los 1500 ejemplares y es considerado en peligro de extinción. El pastizal pampeano Campos del Tuyú y la Bahía de Samborombon es un santuario natural para la protección de muchas especies. Es encantador ver la danza de las espátulas rosadas haciendo zigzaguear su pico en el lodo en busca de diminutos organismos, que diferente la garza mora que estática, con el agua a los “tobillos” espera a que se acerque algún pez para en un segundo atraparlo de un certero picotazo y engullirlo estirando el cogote. Los chorlitos, gaviotines y playeros son incansables viajeros que sin brújula navegan miles de kilómetros desde Alaska y Canadá en busca de temperaturas mas cálidas y alimentos, eligiendo la reserva como una de las pocas escalas en su ruta. El tero real es frecuentemente visto en pareja, la brasita, así le decía mi abuelo al churrinche, siempre se destaca del pardo follaje. Cisnes de cuello negro, flamencos, caranchos y ñandúes son solo algunas de las 170 especies de aves que habitan la zona.


El protagonista

Sin embargo el protagonista es el cangrejo, de allí el termino “cangrejal” muchas veces utilizado en forma despectiva por algunos navegantes cuando se refieren a la bahía. Estos animalitos pululan en el fango cuando las aguas se retiran, constantemente activos fagocitan pequeñas partículas que toman de barro y en algunos lugares compiten por el territorio con los diminutos cangrejos violinistas. Inspiran cierta aprensión, pero su instinto los hace huir al poner un pie en el agua, sin embargo en la zona son parte de la leyenda. Cuando Santos Vega cabalgaba por el lugar en compañía de su guitarra y sus coplas era frecuente que el honor entre los gauchos se defendiera con el facón en una mano y en la otra el poncho a modo de escudo, por lo general luego de una contienda el pobre despenado iba a parar directamente al cangrejal, ya que una vez allí los voraces carroñeros en poco tiempo borraban la evidencia. El año pasado a poco de instalarme en San Clemente del Tuyu le acerque a Marcela el libro del Doctor Mascias como para que se fuera integrando a la zona mediante su conocimiento histórico. Luego de algunas paginas la cautivo el relato del preso que cuenta al Doctor su desdicha, la de aquella tarde lluviosa en la que al llegar al rancho mas temprano de lo habitual encontró un caballo en el palenque y al entrar en su casa vio a su amada desnuda en la cama mientras el forastero huía apresuradamente, desesperado saco su cuchillo y violentamente la descuartizo hasta separar la cabeza del cuerpo y de un ultimo hachazo le borro la sonrisa. Luego de intentar en vano encontrar al hombre regreso al rancho, junto los pedazos de su mujer con la pala y los arrojo en un brazo de la ría donde enardecidos por el olor a sangre terminaron por devorarla los cangrejos. Concluido el capitulo, Marce no solo tiro el libro sino que conseguí el resultado opuesto al buscado y cada vez que salíamos a navegar al mirar los cangrejos volvía a su mente el triste episodio.

 

El puerto actualmente

Pesquero en la Ria de Ajo

Durante mi larga y reciente estadía en la zona varias veces navegamos desde Tapera de López hasta General Lavalle, sin embargo hoy el ingreso a la Ría de Ajo ha sido dragado y rectificado. Antiguamente se ingresaba siguiendo la aguada natural que en algún momento tuvo una baliza exterior que debía enfilarse con la actual. Hoy el canal esta dragado en sentido del meridiano, vale decir que se ingresa con Rv 180 en dirección a la baliza Ría Ajo (blanca de 2 destellos) la que deberá dejarse a babor. El boyado definitivo hasta el momento no ha sido colocado, pero como referencia hay unas estacas con unos cilindros de color verde en el extremo que fueron colocados por la draga como referencia, hay que poner mucha atención porque al contrario de lo que establece el sistema IALA B las marcas verdes se deberán dejar a estribor. Este canal tiene una longitud de 2 millas y es aconsejable llamar a L5C (Subprefectura de General Lavalle, por canal 14) para averiguar la altura de la marea. Los datos adjuntos me los facilito el Oficial Sandoval, capitán del GC 124, los mismos fueron tomados con una profundidad de 2,10 m en la regla que ellos poseen. Debo destacar que dicho valor no es altura de marea dado que no esta establecida según el plano de reducción, el canal tiene en la parte mas baja aproximadamente 1,40 m al cero. Una vez pasada la baliza la ría tiene profundidades superiores a los 4 metros, la amplitud de la marea suele ser importante por lo que aconsejo solicitar permiso y abarloar a un pesquero para que nos sirva de muelle flotante, conviene usar muchas defensas y amarrar bien la caña a la vía. Gral Lavalle es un pueblo perdido en el tiempo y su gente, en su mayoría campesinos es muy hospitalaria, la Subprefectura cede sus instalaciones sanitarias para el uso de los navegantes deportivos y en mas de una oportunidad nos prestaron el quincho para hacer un asado. Siento un profundo respeto y estaré eternamente agradecido al Prefecto Osvaldo Ríos quien apadrino mi escuela de vela y pone mucha dedicación para fomentar la náutica. El año pasado se formo el Club de Pesca y Náutica de General Lavalle de la mano de un grupo de kayakistas que los fines de semana disfrutan de los meandros de la encantadora Bahía de Samborombon.

Last Updated on Sunday, 17 April 2011 11:03
 
Copyright © 2017 Viento Franco. All Rights Reserved.
Joomla! is Free Software released under the GNU/GPL License.